Cómo ser una mujer fatal

Cómo ser una mujer fatal

En francés, femme fatal significa literalmente “mujer fatal”, la cual puede definirse como el tipo de mujer que todos los hombres quieren, pero no deben tener, o al menos, no sería deseable tener.

18

Históricamente este tipo de mujeres son un prototipo amoral y atractivo, que muestra una faceta seductora y atractiva junto a la temida inteligencia, haciéndolas una especie de gato, que se mueve con encanto y misterio.

Algunas de las características más clásicas de la mujer fatal son:

Una voz baja: La mujer fatal habla con un tono de voz bajo, que muy bien pueden entrenar en sus casas. Hay ejercicios vocales que te ayudarán a tener ese tono de voz.

Ropa oscura: La femme fatal usa ropa oscura, más del estilo gótico y sexy, aunque siempre manteniéndose por la línea de lo elegante. Las medias caladas y los tacos altos son su arma de seducción, así como los guantes.

Aroma único: La femme fatal no puede ser igual a otra mujer, por esto, la que quiera serlo, debe hacer su propio perfume, mezclando dos o tres fragancias discretas para tener siempre su propio sello.

Misterio: Para ser interesante, hay que tener siempre una dosis de misterio, jamás decir todo lo que se está pensando, ni lo que se ha hecho o planea hacer. Prueba visitar lugares clandestinos, bares y pubs donde observar.

Pelo: El pelo lo puedes tener en un tono llamativo, pero siempre bien cuidado y brillante. De preferencia llévalo rubio, rojo o castaño caoba.

Maquillaje: Una base de maquillaje pálida es esencial, delineador negro con un maquillaje ahumado y agatado, y un labial rojo. Nunca una imagen cándida y adolescente.

Amigos: La mujer fatal se rodea de buenos amigos con los cuales ir a jugar pool, pocker o ir a dar una vuelta al casino. De vez en cuando gana para ganarse el respeto de ellos.

Educación: Debes ser siempre bien educada y tener buenos modales. Tu inteligencia será aun más atractiva si la acompañas con esos atributos.

Por último, no olvides tus cigarrillos, aunque sabemos que es malo fumar, pero, de cuando en vez, lleva uno en la mano aunque sea apagado, y mueve tus manos elegantemente mientras arreglas tu estola de piel y desapareces entre la multitud.

Foto: flickr