Vestidos y zapatos en sintonía

Vestidos y zapatos en sintonía

Para llevar un vestido hay que saber llevar sus accesorios y complementos, de lo contrario nos exponemos a hacer el ridículo y pasar más de algún imprevisto.

vest

Un vestido largo amerita ciertas pautas de calzado que no demanda un vestido corto por ejemplo. Si quieres llevar los zapatos y los vestidos en perfecta sintonía, aquí van algunos consejos que te serán de utilidad:

Con vestidos brillantes y llamativos, debes cuidar que nada adicional opaque al vestido, que sería el protagonista de la velada. Los zapatos deben ser sobrios y de la misma tonalidad del vestido en este caso. En cuanto al alto del taco, lo mejor es llevar uno de tamaño medio que te permita caminar con comodidad y elegancia, recuerda que es el vestido el que va a lucir en esta ocasión.

Para vestidos cortos y amplios, de esos típicos que se usan en el día, es ideal llevar botas anchas, que ayudan a afinar las piernas y equilibrar la silueta.

Los vestidos bien cortos y con vuelos quedan muy bien con los zapatos de tacón alto y plataforma pronunciada. Este detalle hace que la atención se dirija a los zapatos como un accesorio principal del conjunto.

Los conjuntos formales y sobrios que normalmente usan las mujeres ejecutivas y de negocios no tienen por qué ser siempre combinados con zapatos negros y aburridos, ya que también quedan muy bien con zapatos de colores brillantes, como el plata o oro de tacón alto y fino, que darán elegancia y un toque distinto al conjunto. Los demás accesorios, como la cartera o quizás una bufanda debieran llevar algún color a tono con los zapatos para equilibrar.

Cuando se llevan vestidos ajustados, los zapatos con pulsera quedan bien, aunque se debe elegir con cuidado el ancho de la pulsera para que no produzca un corte visual entre la pierna y el tobillo. Además, este tipo de zapato es recomendable solamente para aquellas que tengan piernas largas.

Lo más importante al momento de elegir el zapato, es que este sea cómodo y bonito. Afortunadamente no nos pasa como en los tiempos de la abuela que habían solo zapatos negros y toscos que fuesen cómodos, ahora hay gran variedad y mucho estilo para elegir y siempre estar con los pies bien puestos sobre la tierra.

Foto: flickr